Visiones arquitectónicas para la tierra extranjera del Louis Vuitton de Nicolas Ghesquière

No se puede negar que Nicolas Ghesquière, director creativo de Louis Vuitton, tiene una gran imaginación.

Ver desfile
Louis Vuitton - Primavera-Verano 2019 - Womenswear - París - © PixelFormula

Como ejemplo su última colección futurista de aire medieval para Vuitton, que desde el primer estilismo (una chaqueta curva de alta tecnología con un estampado de un paisaje de ciencia ficción imaginario) hasta su gran puesta en escena, fue una auténtica sorpresa estilística.
 
En un desfile celebrado en el Cour Carrée, el enorme patio oriental del Louvre, la escenografía dejaba ver la mano mágica de la diseñadora de escenarios más importante del mundo, Es Devlin. El escenario simulaba un pasillo de la Estación Espacial con forma de paralelogramo anguloso. Por dentro y por fuera, piscinas negras triangulares, imitando de algún modo las fuentes que rodean la famosa pirámide de vidrio de I. M. Pei en el patio central del Louvre. Tanto la banda sonora como una serie de luces se activaron gradualmente para anunciar el inicio del desfile, iluminando con gran intensidad al elenco de modelos. Que, por cierto, fue sin duda el mejor de la temporada: con una veintena de mujeres nunca antes vistas esta temporada. Medalla de oro para la directora de casting Ashley Brokaw.
 
Desfilaron a buen ritmo con chalecos, camisetas de fútbol americano, camisetas de tirantes, bombachos y vestidos de fiesta, todo ello estampado con imágenes cautivadoras de una ciudad intergaláctica a medio construir, vigilada por enormes robots en medio de un desierto gigante. Todos los paisajes eran completamente artificiales y fueron creados por ordenador por su equipo de diseño.

Aunque el elemento clave de esta temporada fue la arquitectura de la ropa. Desde mangas de lentejuelas fluidas y hombros de caballero medieval hasta mangas de acordeón abombadas o camisas de poeta con ligeros pliegues.  La mayoría con imágenes tecnológicas. Nicolas incluso utilizó un dron para fotografiar los lagos de potasio del Gran Lago Salado y convirtió las imágenes en estampados.


Ver desfile
Louis Vuitton - Primavera-Verano 2019 - Womenswear - París - © PixelFormula

Mucho se ha debatido en los últimos meses sobre la posición de las mujeres. Por tanto, el instinto del diseñador consiste en crear ropa que permita a las mujeres "hacer frente a situaciones que de otra manera podrían hacer que se sintiesen recelosas, al mismo tiempo que son ellas mismas y pueden vivir el momento", explicó Ghesquière después del desfile. Destacando que las dramáticas mangas medievales "no eran una armadura, sino más bien una coraza protectora creada por la arquitectura de la ropa".
 
Mezcladas en el desfile, un quinteto de modelos, todas mujeres pero con cortes de pelo de chico y ataviadas con ropa masculina, varias de ellas con las nuevas gabardinas, americanas y chaquetones de LV, confeccionados con caucho técnico que parece piel y que permite al diseñador crear formas esculturales, dignas de Brancusi.
 
“Quería ser muy ambiguo. Todo el mundo dice que una mujer que se viste como un hombre gana fuerza, pero creo que una mujer también puede ser muy vulnerable usando traje y quería jugar con esa ambigüedad", añadió el diseñador de 47 años.
 
Ghesquière también hará que las cajas registradoras echen humo gracias a varios accesorios inteligentes que van desde el zapato de la semana, un botín con hebillas de punta estrecha, a bolsos de piel con forma de platillo volante.


Ver desfile
Louis Vuitton - Primavera-Verano 2019 - Womenswear - París - © PixelFormula
 
Después del desfile, bajo del pasaje de columnas situado entre los dos patios del Louvre, estrellas como Cate Blanchett, Alicia Vikander, Thandie Newton, Luke Evans y Sophie Turner avanzaban con dificultad entre VIPS, editores, influencers, aprovechados, publicistas angustiados y ejecutivos para saludar a Ghesquière. La razón por la que la marca de lujo más famosa del mundo convierte su backstage en una melé de rugby, digna un partido entre los Brive y los Béziers sigue siendo un misterio.
 
En resumen, un desfile intrigante y lleno de ideas aunque, al igual que muchas de las imágenes tecnológicas de los estampados, fue una colección bastante fría. Ghesquière ha hecho un buen trabajo en Vuitton, pero con una visión distante y un tanto estrecha. Y, a diferencia del rico período de creatividad que vivió Ghesquière en su puesto anterior en Balenciaga, donde consiguió marcar la agenda de la moda, su ropa para LV no logra definir nuestra era.
 

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER