Nina Ricci navega con Rushemy Botter y Lisi Herrebrugh

Rushemy Botter y Lisi Herrebrugh no decepcionaron las expectativas de Nina Ricci. La pareja holandesa, que ganó el gran premio del Festival de Hyères en 2018, dio sus primeros pasos el viernes, en la pasarela parisino a cargo de la dirección artística de una gran casa de lujo. Examen aprobado con una colección fresca y masterizada en cortes y acabados, pero también un equilibrio entre piezas fáciles de usar y un toque sutilmente exótico.
 
Ver desfile
Nina Ricci - Otoño/Invierno 2019 - Womenswear - París - © PixelFormula

Para el otoño/invierno 2019-20, la mujer Nina Ricci es muy elegante, con las piernas descubiertas con sandalias de tacón, elegantes sombrero de campana con bordes, vagamente retro, declinados en todos los colores, inspirados en los famosos sombreros de fieltro creados en los años 50 y 60 por la fundadora de la casa, propiedad del grupo Puig.

Se viste con hermosos trajes monocromo (blanco, carne, negro y azul marino con finas rayas) con pantalones holgados y cómodos, con grandes camisas de manga corta hechas en trompe l'oeil en una doble capa de seda, como superponiéndose, o en prendas cortas como pequeños vestidos drapeados con enaguas de múltiples capas de organza. El nudo, emblema de la casa, se muestra en el lado de un vestido o en el hombro de una chaqueta oscura, revisado en gran formato y creando un nuevo volumen en la silueta. 

Esta elegancia, tanto sobria como relajada, es atravesada como por un estremecimiento o una ola de calor. Sin duda, el aliento marino de una isla caribeña distante, la isla de Santo Domingo, de donde proviene la familia de Lisi Herrebrugh, o la de Curaçao, donde nació Rushemy Botter.
 

Ver desfile
Nina Ricci - Otoño/Invierno 2019 - Womenswear - París - © PixelFormula

El mundo del mar y la playa se aprecia en toda la colección, a través de pequeños letreros. Un cordón de nylon arrugándose en la parte superior de la manga de un blazer, que recuerda al léxico de los veleros.

Al igual que estos tops, cuyo cuello está cerrado por cordones, que se cruzan, se roscan en anillos de metal, o muestran una espalda desnuda, donde se entrelaza un conjunto de cordones. Sólidas chaquetas de lana oscura cruzadas parecen chaquetones. Unas piezas de satén forradas con cordones y ojales de metal se superponen en una túnica sobre un par de pantalones.

Siguiendo con las referencias a los veleros, los vestidos de noche de paracaídas se cortan en nylon de colores claros (naranja, rojo, azul), a la espera de hincharse a sotavento como el spinnaker de un barco. Respecto a la playa, los creadores se inspiraron en la sombrilla, especialmente en un minivestido de paño con bordes transparentes con volantes.


Ver desfile
Nina Ricci - Otoño/Invierno 2019 - Womenswear - París - © PixelFormula

También jugaron con el tema del traje de baño, diseñado en relieve en una chaqueta o que aparece en un lienzo azul contrastante en un abrigo largo gris en lana, o en trajes de manga larga y cuello alto en tejido tecnológico, siempre en bloques de colores vivos (lima, verde, azul y naranja) llevados con pantalones de talle bajo que dejan entrever la parte superior de los muslos.

No hay volantes románticos para esta nueva Nina Ricci, sino un vestuario contemporáneo y rejuvenecido, teñido de elegancia. Este es el camino trazado por Rushemy Botter (33) y Lisi Herrebrugh (29), que se conocieron hace 10 años cerca de Ámsterdam, de donde es la joven. Como pareja, tanto en la ciudad como en el escenario, se establecieron en Amberes, donde fundaron la marca masculina Botter en 2017, que también fue finalista del premio LVMH en 2018.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER