×
101
Fashion Jobs

Mango invierte 230 millones en logística y prevé cerrar el año en positivo

Publicado el
today 27 nov. 2019
Tiempo de lectura
access_time 5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El futuro de Mango se gesta a unos 30 kilómetros de Barcelona. Concretamente, en el municipio de Lliçà d'Amunt, donde la compañía fundada por Isak Andic ha invertido más de 230 millones de euros en el desarrollo de sus nuevas instalaciones logísticas. Después de haber iniciado su actividad a pleno rendimiento este mismo verano, el centro logístico ha sido presentado por los responsables de la compañía a la prensa este miércoles 27 de noviembre. Una puesta de largo acompañada de buenas noticias para la compañía. "A cinco semanas de acabar el año, anticipo que las ventas nos han ido muy bien hasta ahora. Esperamos alcanzar resultados positivos este año", ha revelado Toni Ruiz, director general de Mango, con una enorme sonrisa.


Exterior del nuevo centro logístico de Mango en Lliçà d’Amunt, Barcelona - Mango


En plena víspera del Black Friday, Toni Ruiz ha asegurado que "se trata de la semana más importante del año en términos de ventas, además de ser la época en la que estacionalmente vendemos más, con el previo de la campaña de navidad". Si bien la compañía, que tradicionalmente cierra su año fiscal el 30 de diciembre, no anunciará sus resultados financieros anuales hasta dentro de algunas semanas, las previsiones se anuncian positivas. "Llevamos varios años en los que los resultados no nos han acompañado, ha sido un periodo en el que hemos hecho una gran transformación de la compañía", ha afirmado el ejecutivo, que prefiere esperar al previsible buen desempeño de las próximas semanas antes de anunciar cifras detalladas.


El centro logístico del futuro

La construcción, iniciada en abril de 2011, ve ahora sus frutos en un imponente centro de 190 000 metros cuadrados en el que se centraliza la distribución de las más de 2100 tiendas de la marca a través de 110 países y con la que Mango triplica la capacidad logística con la que ha contado hasta ahora. “Lliçà es una apuesta clave para nosotros porque nos permitirá absorber el crecimiento de la compañía en los próximos años y también nos asegura poder ser capaces de reaccionar de forma mucho más rápida a las necesidades de nuestros clientes. Es el resultado de muchos años de trabajo", ha asegurado el director general, orgulloso de "disponer de uno de los centros más grandes y modernos de Europa”.

Y es que las instalaciones, que a pleno rendimiento permiten manipular hasta 75 000 prendas por hora y hasta 600 000 al día, triplican la capacidad que Mango tenía hasta ahora en los diferentes centros en los que operaba. El objetivo es claro para la compañía: responder de la forma más veloz y eficiente posible a los clientes. El espacio, que cuenta con una plantilla de 600 empleados y hasta 400 automatismos de alta tecnología, permite adaptar los pedidos a los diferentes tipos y tamaños de cliente, sean tiendas propias o franquicias del canal online y offline. Asimismo, el centro está preparándose para gestionar pedidos procedentes de la plataforma e-commerce para el cliente final.



Las instalaciones presentan una superficie de 190 000 metros cuadrados y serán ampliadas de cara a 2023 - Mango



Dividido en varias zonas, el almacén presenta un área de 25 metros de altura donde las prendas se recepcionan y expiden colgadas. Por un lado, una parte almacena hasta siete millones de prendas; mientras que la otra, "el pulmón dinámico", permite distribuirlas en función de las necesidades de las tiendas para minimizar el tiempo de recogida. Por su parte, la zona de doblado presenta cuatro almacenes de doble planta automatizados. Con una altura de 35 metros, pueden albergar más de 20 millones de prendas en 800 000 cajas. Finalmente, estas se dirigen a otro espacio con capacidad para dos millones de prendas, que posteriormente se clasifican para preparar los envíos a las tiendas, a un ritmo de reparto de hasta 45 000 prendas por hora. Cifras apabullantes que responden a los más de 130 millones de prendas que cada año reciben las tiendas de Mango.

Según explican desde la compañía, el centro logístico permite hacer frente al crecimiento de las ventas online de Mango, teniendo en cuenta que estas representaron el 20 % de la facturación total registrada en 2018 y que la marca pretende elevar este porcentaje hasta el 30 % de cara a 2020.

A día de hoy, el centro de Lliçà d'Amunt reabastece al almacén de e-commerce situado en la sede de Mango en Palau-solità i Plegamans (Barcelona), el cual gestiona todo el negocio online, salvo el de los mercados en los que la firma dispone de almacenes satélite como México, China, Alemania o Estados Unidos, entre otros.


35 millones de euros y 90 000 metros cuadrados de ampliación para 2023



A la inversión inicial, Mango tiene previsto añadir unos 35 millones de euros para llevar a cabo la segunda fase de construcción de una nueva nave que se anexionará a la zona este del centro. "Este es un centro B2B dedicado a tiendas y a nuestros centros satélites, la gestión de los pedidos del cliente final llegará con la ampliación de las instalaciones en los próximos años", asegura Antonio Pascual Barroso, director de logística y suministros de la compañía.



El centro también tiene la capacidad de preparar los pedidos e-commerce para el cliente final - Mango



Proyectada desde los inicios del diseño de las instalaciones, la construcción permitirá sumar 90 000 metros cuadrados de superficie para 2023. Tal y como explican desde Mango, el objetivo no es otro que "seguir asumiendo el crecimiento de la logística de e-commerce y dotar de mayor capacidad a la zona de expediciones".

Fundada en 1984 en Barcelona, Mango cuenta con una red de distribución de 800 000 metros cuadrados a través de 110 países. Pese a haber aumentado sus ventas un 1,8 % hasta 2233 millones de euros en el pasado ejercicio, la compañía española volvió a registrar pérdidas por tercer año consecutivo, un 6 % más, hasta 35 millones de euros. De conseguir salir de los números rojos al cierre del ejercicio en curso, este se confirmaría como el de la consolidación del proyecto de reestructuración de Mango. Un proceso de modernización en el que la compañía no solo ha puesto en marcha su potente nuevo centro logístico, sino que también ha dado sus primeros pasos en los mercados de capitales al registrar pagarés por 200 millones de euros. Un año ajetreado que Toni Ruiz ha previsto concluir con buen sabor de boca.

 

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.