×

Los vestidos metálicos de Paco Rabanne, siempre a la vanguardia

Por
EFE
Publicado el
today 7 mar. 2012
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Lola Loscos

París, 6 mar (EFE).- Minivestidos metálicos y escotes pronunciados, teñidos de oro y plata pero también de blanco óptico, de cemento, de negro y de azul lapislázuli, darán el tono Paco Rabanne el próximo invierno por arte de Manish Arora, quien presentó su segunda colección para la firma.



Desfile de Paco Rabanne - Fotos: Corbis

El desfile quería ser un puente entre pasado, presente y futuro, según las notas entregadas a la prensa, y el modisto indio demostró gran capacidad para construirlo.

Además de sentirse a todas luces muy cómodo en el rescate de los códigos inventados por Paco Rabanne (Pasajes, España, 1934) a finales de los años sesenta, Arora demostró gran capacidad para recolocarlos en las vanguardias del siglo XXI.



Desfile de Paco Rabanne - Fotos: Corbis

Cierto, el invento Rabanne era potente. Tanto que la casa se limitó, por ejemplo, a reeditar en su versión original un famoso vestido de metal dibujado en 1969 para la actriz y entonces máximo "sex symbol" francés, Brigitte Bardot, o declinar en diferentes versiones el "jumpusuit" (mono) de escamas creado en 1970 para la cantante Françoise Hardy.

De formas similares a las que pudo crear en su día el maestro fundador, blusas, vestidos y enaguas de metal fueron confeccionadas con nuevas técnicas para mayor confort de sus portadoras.



Fotos: Corbis

Por otro lado, según la teoría de que, cuando la Bolsa sube, suben los ánimos y también las faldas, los mercados chinos se portarán muy bien dentro de unos meses, a juzgar por las minifaldas y vestidos, siempre cortos, reunidos por Shiatzy Chen en la Escuela de Bellas Artes.

Gran maestra del bordado y del color, la modista china concentró la primera parte de su desfile en conjuntos bicolores y monocolores blancos, negros o rojos, sobre botas altas o botines, y sólo enriqueció su paleta mediado el desfile, con estampados orientales y conjuntos de textura metalizada, antes volver de nuevo al negro y el rojo, con algunas escapadas azules.

En uso del negro y rojo, Shiaztzy Chen coincidió con María Grazia Chirui y Pierpaolo Piccioli, modistos de Valentino, aunque las Bolsas italianas no parecen tan prometedoras, pues cuando no llegaban hasta el suelo o la media pierna, sus faldas, abrigos y vestidos se quedaban al menos rozando las rodillas.

Sin contar con los estallidos de rojo Valentino, emblema de la casa, el color estuvo mayormente ausente de su pasarela, en la que abundaron los bordados y en la que los pantalones quedarán siempre por encima de los tobillos, portados sobre capas, abrigos cortos o chaquetas.

Jean-Charles de Castelbajac también contuvo su paleta y escogió para su próximo otoño invierno amarillos, azules y rojos, siempre combinados con el negro, adornados a veces con algunos toques de blanco.

El modisto incluyó entre sus modelos ciertos diseños diríase aptos en exclusiva para ir de carnaval o celebrar el Día de Todos los Santos a la manera estadounidense.

Para esas y otras ocasiones especiales creó un abrigo corto negro de gran cuello forrado de rojo, un vestido de cóctel ultramini con mangas-capa, o unos pantalones bordados en los bajos con llamaradas propias del infierno, combinados con chaquetilla de satén y voluminosas mangas negras de plumas.

Causó igualmente sensación su vestido hasta la rodilla adornado de llamaradas, esta vez en todo el delantero, incluidos los hombros, y un cuello rígido que cubría prácticamente todo el rostro.

Vestidos cortos con un águila de pico amarillo estampada en el torso o con motivos gráficos y étnicos mezclados, y trajes de chaquetas y vestidos de letras fueron otras de las propuestas invernales de Castelbajac, junto con abrigos cortos y vestidos de noche tricolores sobre fondo negro, con algunas pinceladas de blanco.

Más allá de las pasarelas, Joaquín Trías volvió a París para presentar su nueva colección, bautizada "Building The Line", inspirada en la combinación de texturas opuestas.

Con el modisto español este contraste se dará entre materias primas de aspecto fluido y otras más estructuradas, siempre naturales, como lana, seda, muselina, seda arrugada y cuero ultraligero, de preferencia negras con algunos toques de azul, según informó en un comunicado.

Trías presentó sus ideas en un espacio "ad hoc" preparado durante la semana de la moda de París junto a otros modistos como el brasileño Gustavo Lins, que desfila en las semanas de modas masculina y de alta costura, pero no en la de prêt-à-porter.

En ésta, a última hora, mostraron sus ideas las firmas Paul & Joe y Alexander McQueen. EFE

lg/is

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.