×
69
Fashion Jobs
ADIDAS
Manager Trade Marketing
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Key Account Manager - Digital Accounts
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Senior Human Resources Business Partner
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Sales Representative (Wholesale Channel)
Indefinido · Bogotá
L'OREAL GROUP
Ecommerce Coordinator [Pipeline]
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
sr. Specialist Internal Controls & Profit Protection
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
sr Manager o2c Credit And Collections (Gbs)
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
sr Manager r2r Credit And Collections (Gbs)
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Manager Digital Analytics - Product
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Specialist Business Planner - Falabella Account
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Senior Manager Human Resources Global Business Services
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
sr Technology Consultant (Order Management)
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Technology Consultant Electronic Data Interchange (Edi)
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Technology Consultant Sap Afs
Indefinido · Bogotá
PALMA CANARIA
Practicante en Comunicación y Redes Sociales
Prácticas · BOGOTÁ
ADIDAS
Backend Java Software Developer
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Java Backend Software Developer
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
sr Java Backend Software Engineer
Indefinido · Bogotá
ADIDAS
Java Backend Software Engineer
Indefinido · Bogotá
L'OREAL GROUP
Analista de Planeación de Abastecimiento
Indefinido · Bogotá
L'OREAL GROUP
Transferencista - Ibagué
Indefinido · Ibagué
L'OREAL GROUP
Practicante de Bienestar 2022-1
Indefinido · Bogotá
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
15 abr. 2021
Tiempo de lectura
7 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Los fundamentos explicados de la denuncia contra Inditex, Uniqlo, SMCP y Skechers por el caso de los uigures

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
15 abr. 2021

En Francia, se ha presentado una denuncia contra Inditex, Uniqlo, SMCP y Skechers por sus vínculos con los cargos de trabajo forzado de los uigures. Según la ONG Sherpa, pronto deberían anunciarse otras denuncias europeas, dirigidas a otras marcas y sobre otras bases legales. Pero, ¿cuál es la base de la denuncia francesa? Una rueda de prensa el 12 de abril permitió identificar los motivos y objetivos.


Una manifestación en Bruselas protestando contra el tratamiento infligido a los uigures en febrero de 2019 - Shutterstock


Para el colectivo Ethique sur l'Etiquette, este enfoque es simplemente el siguiente paso después de la constitución de la coalición End Uyghur Forced Labor, que reúne a 300 organizaciones de derecho internacional.

“Está realizando un trabajo de presión sistemático sobre estas compañías, denunciando su complicidad y pidiéndoles que se desvinculen. Pero a pesar de ello, solo dos grandes marcas respondieron a las solicitudes: Marks & Spencer y Asos. Esta denuncia sin precedentes, es un paso más para acabar con la impunidad de estas empresas transnacionales", indicó el colectivo.

La denuncia por "encubrimiento del trabajo forzado" y "encubrimiento de crímenes contra la humanidad" es ciertamente única en su forma.

“Sobre el trabajo forzado, creemos que la evolución de la ley y la jurisprudencia debería llevar al procurador a abrir una investigación previa, ya que por ejemplo el tribunal de casación consideró que el encubrimiento del trabajo clandestino podía ser perseguido en la legislación francesa. La acusación de encubrimiento de crímenes de genocidio y crímenes contra la  humanidad, para ser transparente, no es objeto de un consenso jurídico en Francia. Pero creemos que la evolución del derecho penal multilateral en el concierto del conjunto de las naciones debe llevar a la fiscalía a innovar frente a estos crímenes de lesa humanidad", detalló el abogado
William Bourdon.

Por lo tanto, el objetivo de la denuncia es obtener de los tribunales franceses una investigación sobre los vínculos entre las marcas implicadas y los proveedores ubicados en la región china de Xinjiang. Corresponderá a los investigadores identificar a los subcontratistas de las marcas, para luego establecer la implicación de estos en la política liderada por Pekín sobre la minoría musulmana uigur.

"Ciertos elementos factuales muestran que las empresas no podían ignorar en qué estaban involucrados sus subcontratistas", explicó el abogado Basile Oudet, del gabinete Bourdon & Associés, a quien tendrán que demostrar las marcas que han cortado vínculos con empresas acusadas de trabajo forzado o que han verificado que sus subcontratistas no estaban involucrados.

Pero, ¿cómo investigar en China? "No hay absolutamente ninguna posibilidad de que una comisión rogatoria emitida por un juez francés pueda permitir una investigación en China", confirmó William Bourdon, para quien, sin embargo, esto no ralentizará la investigación.

“Hay muchos asuntos legales que lo demuestran. Habrá mucho terreno por pulir, documentos, documentación ética, correos electrónicos... Y también están todas las comunicaciones que hacen las marcas. Y, sobre todo, los testimonios individuales provenientes de la diáspora uigur que vendrá a estructurar la denuncia en los próximos meses".


En el centro del proceso se encuentra la noción de "presunción de responsabilidad". Para los abogados que están detrás de la denuncia, la ley francesa moderna ya tipifica como delito cierto número de infracciones al imprimir una presunción de responsabilidad. Para William Bourdon, esta es incluso hoy la respuesta "natural" y de "sentido común" a los compromisos éticos y los códigos de buena conducta.

“Esta respuesta es necesaria desde el momento en que los consumidores de todo el mundo han entendido que los compromisos de RSC de las marcas se han hecho sobre todo para protegerse del derecho del juez”, dijo el abogado. "Es esta lógica cínica la que está sancionada por la presunción de responsabilidad".


Las marcas responden

"Nos enteramos por la prensa de la denuncia presentada por un grupo de ONG en Francia, pero no hemos recibido ni visto una copia de la denuncia. En este contexto, no estamos en condiciones de comentar su contenido", indicó a FashionNetwork.com el grupo Fast Retailing , el cuarto minorista de ropa más grande del mundo y propietario de Uniqlo.

“Si la denuncia se basa en el informe publicado en 2020 por el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), que vincula a Uniqlo con dos fábricas en la región de Xinjiang, habíamos confirmado en ese momento que no teníamos ninguna relación comercial con estas fábricas, que sigue siendo el caso actualmente".

 

Shutterstock


"Como empresa internacional, Uniqlo está comprometida con la protección de los derechos humanos de aquellos en nuestras cadenas de suministro", indicó el grupo japonés.

"Seguimos ofreciendo productos que los clientes pueden comprar con confianza. Como hemos confirmado en el pasado, ninguno de nuestros socios de producción se encuentra en la región de Xinjiang y no tenemos fábricas de tejidos o hilanderías en esta región. El algodón utilizado en nuestra producción se obtiene de forma sostenible y se produce de forma ética. Por lo tanto, esta producción requiere que se respeten los derechos humanos", destacó.


"En caso de que descubramos evidencias de trabajo forzado o cualquier otra violación grave de los derechos humanos en cualquiera de nuestros proveedores, cesaremos toda actividad con ese proveedor", añadió el grupo con cautela.

El gigante español del fast fashion Inditex (Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Oysho…) indicó que considera que la acusación en su contra es totalmente infundada.

“Inditex respeta escrupulosamente toda la legislación y recomendaciones existentes en materia de defensa de los derechos de los trabajadores y ha establecido un marco para el cumplimiento de los derechos humanos basado en los más altos estándares internacionales”, respondió el grupo.


Por su parte, SMCP (Sandro, Maje, Claudie Pierlot y De Fursac) detalló que “trabaja con proveedores ubicados en todo el mundo y precisa que no cuenta con proveedores directos en las regiones mencionadas en el comunicado de prensa relativo a la denuncia".

El grupo francés, que enfatizó que "la cadena de suministro del grupo SMCP es completamente independiente de la de su accionista mayoritario Shandong Ruyi" subrayó ser signatario del Pacto Mundial de Naciones Unidas y, como tal, destacó que tiene requisitos en términos de derechos humanos con sus proveedores.

“Este código se puede consultar en su página web. Al firmar las condiciones generales de compra y su código de conducta de proveedores, los proveedores del grupo se comprometen a respetar y a hacer que sus subcontratistas respeten todas las cláusulas de estos documentos”, argumentó la empresa.

“SMCP realiza auditorías con regularidad a través de un experto y un tercero independiente para garantizar esto", enfatizó.


Skechers, que no realizó un comunicado específico a raíz de la denuncia francesa, precisó que había realizado auditorías con uno de sus proveedores, Lu Zhou Shoes, mencionado por la investigación Aspi de 2020. Estas auditorías, según el grupo estadounidense, no habrían aportado elementos relacionados con una falta en la conducta de su socio de producción.

Las empresas de moda ahora deben ser muy hábiles en su comunicación sobre este tema. De hecho, las marcas que han opinado sobre el tema de los uigures han sido objeto de llamadas al boicot en las redes sociales chinas desde hace varias semanas, mientras que sus productos van desapareciendo de las grandes plataformas de venta locales como Taobao (Alibaba).

En respuesta, las ONG señalan que algunas marcas han "renegado" de sus compromisos en materia de trabajo forzado retirando comunicados de prensa o modificando sus posiciones, y dan el ejemplo de Inditex, que, durante un tiempo, fue blanco de las redes sociales chinas, ya no menciona específicamente a Xinjiang en los principios de "tolerancia cero" que aparecen en su web.


Otras marcas que pronto estarán implicadas

"Otras organizaciones ubicadas en la Unión Europea presentarán denuncias en Europa muy pronto. Habrá otras empresas implicadas, con elementos indudablemente diferentes", dijo Franceline Lepany, presidenta de la ONG Sherpa, que ya había unido fuerzas con Ethique sur l'Etiquette tras la tragedia del Rana Plazza en 2013, en Daca, capital de Bangladesh.

Para la responsable, la denuncia francesa es por el momento parte de la lucha por el respeto al deber de vigilancia. "Actualmente hay una serie de procesos contra empresas para asegurar que respeten sus deberes y planes de vigilancia. Estos pleitos permitirán a las empresas hacer frente a sus obligaciones. Y aquí no solo hay obligaciones formales, también hay un problema de responsabilidad", opinó.


Trabajadoras uigures en Sinkiang en abril de 2019 - Shutterstock


Como defensor de la denuncia, el eurodiputado Raphaël Glucksmann también ve en ella un interrogatorio a la sociedad.

"Hay una pregunta que está plasmada en esta denuncia y que es fundamental para los uigures, pero también para nosotros: ¿quieres un mundo en el que, sin darnos cuenta, podamos encontrarnos envueltos en el sistema de campos de concentración chino, o realmente un mundo donde las empresas deban asegurar el origen de sus productos?", declaró Glucksmann
.

Estados Unidos ha prohibido las importaciones de algodón producido en Xinjiang o productos elaborados con él. La Unión Europea, por su parte, se conformó con sancionar a algunos tomadores de decisiones locales en Xinjiang. Una asimetría entre los dos grandes mercados occidentales que molesta especialmente a los defensores de los derechos humanos.

“Cuando Estados Unidos decide seguir una política, sean cuales sean los intereses que están detrás o el impacto en las multinacionales estadounidenses, no duda en hacerlo. En Europa, tenemos una incapacidad para actuar cuando los intereses comerciales son demasiado grandes”, confirmó Raphaël Glucksmann, quien es objeto de sanciones chinas.

"Cuando la UE debate para sancionar a los individuos, hay consenso. Cuando hablamos de boicotear el producto de la esclavitud, hay una discusión mucho más fuerte. Esto debería plantearnos preguntas", puntualizó.

 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.