×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
24 sept. 2020
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Los diseñadores apuestan en Milán por un verano caluroso muy italiano

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
24 sept. 2020

Simona Marziali dio comienzo al evento el miércoles por la mañana con el primer desfile físico de una Semana de la Moda de Milán realmente diferente. Por medidas de seguridad sanitaria, los invitados deben presentar una autocertificación antes de cada desfile, lo que les obliga a llegar con anticipación. Especialmente porque los shows comienzan a tiempo debido a la transmisión por Internet en directo. ¡Lo nunca visto en una Semana de la Moda!


Simona Marziali y sus exploraciones en tejido de malla - MRZ

 
En la penumbra de la sala, donde los asientos están debidamente separados entre sí, un músico canta un lamento con un viejo instrumento de cuerda. Las modelos atraviesan la pasarela con emoción, revelando una colección despreocupadamente elegante, al 90 % confeccionada en tejido de malla, el punto fuerte de la diseñadora, en una paleta clara, principalmente blanca y beige.

“Usé los hilos que tenía en casa mientras hacía todo en el taller. Incluso los trajes son completamente de malla, lo que les da una nueva portabilidad”, explica la joven, que confía la producción de su marca femenina MRZ a la empresa familiar Tomas, de sus padres, fabricantes de tejidos de malla, con quienes trabaja.

Túnicas, camisas largas o vestidos superpuestos sobre pantalones de aspecto veteado o calados, que descienden por las piernas. Los vestidos y las faldas plisadas ondean sinuosas en el cuerpo o los vemos en modelos más ajustados.

Los tejidos de malla grandes recuerdan a las redes de pescadores. Vemos otros tipos de agujeros, con relieve rugoso y color dorado, parecen desgastados por el viento y el sol. Sujetadores negros abiertos por la espalda. También hay muchos suéteres en versiones de lana bouclé o hervida, mientras que las chaquetas masculinas sin mangas se llevan sobre pantalones amplios o shorts.

Los famosos cuadros “Sacchi” de Alberto Burri, creados con arpillera, inspiraron a la diseñadora para esta colección simple pero sofisticada de primavera /verano 2021. “Estos trabajos muestran cómo la sencillez del material da vitalidad con una armonía muy fuerte. Así, jugué con el contraste entre los cortes muy minimalistas y masculinos de los trajes y las piezas de malla en 3D con una gran investigación sobre los tejidos de punto”, enfatiza.


Una silueta muy cómoda de la marca - Calcaterra


Encontramos el mismo espíritu minimalista en el vídeo de Daniele Calcaterra, que también apuesta por el blanco, declinado en todas sus tonalidades. En el candor y la vaporosa ligereza de sus prendas, las modelos recorren las habitaciones de un taller abandonado a través de una fina bruma que parecen fantasmas o figuras impalpables perdidas en el limbo.

Llevan vestidos de algodón que las envuelven hasta los pies, abrigos largos y sueltos sobre pantalones amplios o incluso maxi ponchos de cuadros con flecos. Los volúmenes se modifican para garantizar una comodidad total. La ligereza del conjunto se ve acentuada por grandes plumas que adornan un sombrero por aquí o flotan por allá en un vestido, suspendidas en el extremo de un largo collar de cordón.

En Fendi, que comenzó con un cuarto de hora de retraso, el espacio se transformó totalmente para crear pequeños salones, donde el público disperso podía sentarse en sofás cubiertos con sábanas blancas. Largas cortinas blancas flotaban a lo largo de la pared, dejando ver las sombras de los grandes árboles en un jardín que parecía mediterráneo.

El reflejo de los cristales de los ventanales altos se encontraba proyectado, como apenas esbozado, sobre las túnicas y los vestidos-camisas flotantes de las primeras siluetas de esta colección mixta. Las sombras se fundían en un camuflaje abstracto sobre la ropa.


El encaje y los colores fluorescentes se encuentran en esta colección de la casa - Fendi

 
Ligereza, elegancia y sencillez dominan este vestuario de Fendi, muy veraniego y refinado, con una paleta clara, donde las siluetas se muestran en la mayoría de los casos en bloques de colores. Aquí, nuevamente, el blanco es protagonista, con solo algunos modelos celestes y destellos de rojo, en importantes looks totales usados ​​por estas damas y caballeros.

Los accesorios en tonos fluorescente pop (amarillo, rosa, naranja, etc.) realzan el conjunto para dar un look decididamente moderno. En particular, zapatos de macramé, botines retro para mujer y chanclas para hombre.

Los hombres aparecen en chanclas y calcetines altos calados, en tejidos de punto, los agujeros reproducen el logo de la doble F. Abundan las camisas y los bermudas cómodos. La mujer, ultra chic con sus guantes blancos o de colores de antaño, alterna clásicos vestidos bordados con flores de un solo tono, conjuntos de encaje y trajes con pantalones holgados.


Elegancia y estilo cotidiano de funden en la colección de Alessandro dell'Acqua - N°21


Al igual que en Fendi, N°21 imagina varias piezas iguales para hombres y mujeres, pero llevadas de diferentes maneras. La mujer es bastante glamurosa y el hombre magníficamente rebelde. En un divertido juego de correspondencia, tejidos, formas y volúmenes que migran sutilmente de un guardarropa a otro.

Ella lleva grandes camisas de tartán amarillas a cuadros, cubiertas con un fino velo negro. El mismo patrón de cuadros lo encontramos en la parte masculina en un pantalón corto, pero sin velo. Largas plumas de avestruz se alinean en los vestidos y las mangas de un cárdigan gris fino en la parte femenina. Estas mismas plumas flotan en la parte de atrás de un suéter masculino. En cuanto a los impermeables de vinilo de color nude o rosa viejo, son intercambiables.

Para su desfile post-confinamiento, Alessandro dell'Acqua da la bienvenida al público en su espacio milanés, un antiguo garaje enorme, con las puertas abiertas de par en par, mientras una pasarela elevada recorre la sala. “Este período me llevó a encontrarme con lo que realmente me gusta. Partí de un material básico, en el que trabajé con espíritu de alta costura”, nos cuenta en el backstage.

La tela de algodón se usa para cortar chaquetas con bordes sin rematar. La popelina se ensambla en tres capas para hacer vestidos sin tirantes y los suéteres de punto grueso tejidos a mano se deslizan sobre las faldas de tubo.

Otros tejidos ajustados en lana negra están decorados con broches, mini cadenas, alfileres y algunas perlas recicladas, creando cascadas plateadas para un efecto punk en él y glamuroso en ella.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.