×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
29 sept. 2020
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La moda resurge en Milán

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
29 sept. 2020

Lejos del fiasco que vaticinaban algunos, la Semana de la Moda de Milán concluyó el lunes con un resultado más que aceptable. La Cámara Italiana de la Moda (CNMI) demostró su capacidad para gestionar un evento de este tipo con total seguridad, organizando una semana que marca la entrada de la moda en una nueva era. Además consiguió transmitir a todos los actores del sector, tanto a los presentes en Milán como a quienes siguieron el evento desde el otro lado del mundo, una dulce sensación de vuelta a la normalidad.
 

Marco Rambaldi decidió que sus modelos desfilaran por la calle - ph Dominique Muret


Primer punto positivo: esta es la primera vez que una Semana de la Moda tiene un impacto ambiental tan bajo. El centro de Milán nunca había estado tan tranquilo en una época como esta. Nada de tráfico, sin multitudes ni histeria. Muchos reconocen que "esta vez fue mucho mejor". Tomarse el tiempo necesario para disfrutar de un desfile sin salir corriendo al siguiente, disfrutar del momento con cierta convivencia, compartir emociones con una comunidad... Estas son las nuevas sensaciones que ofreció esta semana milanesa, que sin embargo fue muy completa.
 
Con 21 desfiles en vivo en cinco días (frente a los 19 en ocho días de París) y numerosas citas y presentaciones paralelas que gozaron de una gran cantidad de público gracias a la mayor disponibilidad de los compradores y la prensa, pero también gracias a la tecnología digital, el evento dio paradójicamente la impresión de ser más rico que en el pasado.

"Dada la situación actual, todo ha salido muy bien. Queríamos mostrar al mundo que es posible seguir adelante, mientras convivimos con el virus, y lo hemos conseguido. Estos desfiles de moda han demostrado la resiliencia de las marcas y empresas italianas, capaces de adaptarse a pesar de las enormes dificultades causadas por la pandemia de Covid-19", declaraba el presidente de la Camera della Moda, Carlo Capasa.


Philosophy desfiló en un jardín con total seguridad - ph Dominique Muret

 
"Muchas personas nos felicitaron y nos dijeron que se sintieron seguras en Milán en todo momento gracias a las medidas adoptadas", añadía, destacando también "el increíble impacto que ha tenido lo digital con más de 20 millones de visitantes en línea".

Algunos cientos de periodistas pudieron viajar hasta aquí (frente a los varios miles habituales), sobre todo alemanes, españoles, ingleses, suizos y escandinavos, pero también varios japoneses y muchos rusos.

Según las primeras cifras publicadas por la Cámara de la Moda, su plataforma digital registró un aumento de visitas del 125 % durante esta Semana de la Moda en comparación con la semana masculina celebrada en Milán en julio. Consiguió 825 552 vistas directas, mientras que su espacio "Live Room", alojado por el gigante chino Tencent, registró 26,1 millones de vistas.

 

Desfiles al aire libre



Las casas pusieron a prueba su imaginación para garantizar la seguridad de sus invitados y personal. Se organizaron muchos desfiles al aire libre, bajo las arcadas de los majestuosos patios de muchos palacios milaneses, y en sus jardines, o incluso en la calle, como el de Marco Rambaldi en la Via Lecco, y también en el fondo de una piscina al aire libre en el caso de Sunnei.
 
En la mayoría de casos, las marcas repartieron mascarillas y se respetó rigurosamente la distancia entre espectadores. Pero el distanciamiento no implica salas vacías. Dolce & Gabbana, por ejemplo, contó con un tercio del aforo habitual y llegó a los 350 invitados. En general, la sensación era la de acudir a un desfile normal.


Disciplina y distanciamiento incluso bajo la lluvia en el desfile de Sunnei - ph Dominique Muret


"Los desfiles tienen sentido y creo que se deberían haber hecho más. En mi opinión, el video digital no deja ninguna señal. Es verdad que Milán estaba medio desierto, pero contábamos con ello. Somos conscientes de que nos espera otro año idéntico", afirmó Riccardo Grassi, que dirige el showroom que lleva su nombre.

En comparación con el mes de julio, el distribuidor de moda italiano ha duplicado el número de visitas a su plataforma online gracias a esta semana de la moda, pero físicamente su showroom tiene un 90 % menos de visitas que el invierno pasado.

Beppe Angiolini, dueño de la marca Sugar en Arezzo, también mostró su satisfacción por esta semana medio física medio digital, con un buen equilibrio entre espectáculos físicos y videos. Algunos de ellos dejaron huella y alimentaron los debates al pie de la pasarela, como el tan esperado desfile de Prada, con Raf Simons al mando por primera vez junto a Miuccia Prada.
 
"Es un momento especial y, dadas las dificultades encontradas, las colecciones no estuvieron todas en lo más alto, pero compré mucho", reconoce el minorista. Es cierto que en algunas colecciones puede sentirse el impacto del confinamiento, realizadas con menos medios y tiempo.
 
En general, los diseñadores milaneses han vuelto a una moda esencial y concreta. Una vena minimalista recorrió la mayoría de las pasarelas con innumerables "total looks" y prendas monocromáticas en tonos neutros o sorbete. Se hizo hincapié en varias prendas imprescindibles, como el traje, el vestido de tirantes, la camisa masculina, los pantalones cortos y la falda.
 

Valentino eligió un hangar grande y aireado - ph Dominique Muret


Hay que destacar el uso de tejidos técnicos, como el nylon, o materiales clásicos como el algodón y la seda, además de la abundante presencia de tejidos de punto y encajes. En cambio, los diseñadores han recurrido poco a estampados y decoraciones. Con la excepción de las plumas, que se utilizaron para adornar varios trajes, como haciendo un llamamiento urgente a la ligereza. 
 
Más que con dibujos y estampados, los diseñadores jugaron con diseños gráficos y motivos geométricos, como lunares y cuadros. La otra gran tendencia ha sido el patchwork, con la idea subyacente de ahorrar y reciclar utilizando los restos de tela disponibles. Dolce & Gabbana creó una colección entera bajo esta premisa.

Además, nadie ha pasado por alto que muchas casas han recurrido a modelos de todas las edades y de todo tipo, incluyendo modelos de talla grande como en el caso de Fendi y Versace. Al final, Milán consiguió llevar a cabo una semana de la moda completamente responsable.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.