×
Por
EFE
Publicado el
1 dic. 2022
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Industria de la moda considera que la situación del sector empeorará en 2023

Por
EFE
Publicado el
1 dic. 2022

La guerra en Ucrania, la creciente inflación y las presiones de la cadena de suministros son las mayores amenazas para la industria de la moda, según un informe, que indica que en 2023 el sector se enfrentará de nuevo a un año difícil.


Archivo - Andrea Piacquadio para Pexels


Así se deduce de la nueva edición de "The State of Fashion 2023", un informe elaborado de The Business of Fashion (BoF) y McKinsey & Company, que ha dado a conocer este miércoles McKinsey Iberia, que concluye que el 56 por ciento de los ejecutivos de la industria de la moda espera que las condiciones empeoren en 2023.

Áreas como Oriente Medio y América del Norte tendrán el mayor potencial de crecimiento en 2023, ya que los ejecutivos despriorizan a países como China a corto plazo.

El sector se verá fortalecido por el lujo, ya que se espera que las ventas globales de esta categoría crezcan hasta un 10 por ciento en 2023, en comparación con el 3 por ciento del resto de la industria.

Según Imran Amed, fundador y CEO de The Business of Fashion la economía se enfrenta a uno de sus años más difíciles debido al "contexto político y económico actual", indica en una nota, aunque asegura que el sector ha desarrollado una gran capacidad de resistencia para hacer frente a estas presiones.

La industria de la moda registró una fuerte recuperación al salir de la pandemia. Los ingresos mundiales crecieron un 21 por ciento interanual en 2021 y siguieron subiendo en 2022, con un aumento de los ingresos del 13 por ciento en el primer semestre del año.

El 85 por ciento de los ejecutivos de la moda considera que la inflación será un desafío el próximo año, y el 58 por ciento cree que la crisis energética seguirá debilitando el mercado.

María Miralles, socia de McKinsey que lidera el área de consumo en España, explica que justo cuando la industria de la moda estaba a punto de recuperarse del covid-19 (...) las condiciones macroeconómicas y geopolíticas han influido "fuertemente a la industria en la segunda mitad del año 2022".

Como consecuencia, la reducción del gasto del consumidor ha sido significativo, lo que hace pensar que en los próximos meses los hogares con economía más ajustada se decanten por comprar en "outlets o se inclinen por artículos con descuento".

El informe señala que la economía de China, considerada durante mucho tiempo como un motor de crecimiento de la industria, se desacelerará, con un aumento del PIB del 3,2 por ciento en 2023, frente al 8,1% en 2021, lo que supondrá que algunas firmas busquen oportunidades en otros lugares, a corto plazo el objetivo se pone en Oriente Medio.

Antonio Gonzalo, socio de McKinsey, indica que "se prevé que el mercado de lujo en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) genere 11.000 millones de dólares en ventas en 2023".

El conjunto del comercio minorista de EE.UU. prevé el cierre de 2022 con las ventas más altas de las últimas dos décadas. Mientras tanto, Japón y Corea del Sur están revalidando su reputación como impulsores de crecimiento fiables en la región de Asia-Pacífico.

La sostenibilidad es otro de los puntos a tener en cuenta, ya que la industria se enfrenta a sus perjudiciales impactos ambientales y sociales. En Francia, la nueva legislación prevista para 2023 exigirá que las marcas etiqueten la ropa y los textiles con la "puntuación" medioambiental para ayudar a los consumidores a tomar decisiones de compra.

Finalmente, el estudio cifra como temas que esenciales de la industria de la moda en 2023: la fragilidad global de las tensiones geopolíticas; el cambio en el mapa mundial de crecimiento de las marcas; el gasto de los consumidores o la "moda fluida" donde la línea entre el diseño masculino y la femenino están cada vez más difuminadas, un foco de atención para la Generación Z.

La venta digital, normalizada tras la pandemia; la lucha contra el "Greenwashing", la hoja de ruta estratégica de la Comisión Europea para hacer que los textiles sean más duraderos y reciclables o la deslocalización son otras de las preocupaciones que marcarán la agenda 2023 del sector.
 

© EFE 2023. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.