Espido Freire advierte de la frivolización de ideas por el culto a la belleza

Gijón, 9 sep (EFE).- La escritora vasca Laura Espido Freire ha advertido sobre el auge de un fenómeno cultural y social caracterizado por la frivolización de las ideas y por el culto a la belleza como un valor al alza que potencia un mercado multimillonario de productos de estética, incluida la cirugía.




"Es curioso, pero la crisis económica ha tenido un efecto inesperado como lo es el hecho de que aumentaron las ventas de productos de cosmética y las operaciones de cirugía estética", ha dicho la autora en una rueda de prensa en Gijón celebrada esta tarde en la sede de la Sociedad Internacional de Bioética (Sibi).

Espido ha atribuido esta tendencia a la caída de la autoestima de muchas personas que entienden que un cuerpo bonito les puede servir para conseguir un trabajo o una pareja con dinero que les permita superar la incertidumbre que les crea la crisis económica actual.

La escritora, que ha impartido una conferencia organizada por la Sibi en Gijón, ha explicado que "cada vez hay mas gente que percibe su cuerpo con partes erróneas o vergonzantes".

Para la escritora laudiotarra la belleza se ha convertido en una mercancía que se compra, ya sea con productos de cosmética, gimnasia, operaciones de cirugía, y se vende en el mercado como imagen, estatus o como algo que posibilita acceder a un empleo.

Los cánones de belleza femenina "han dado un giro radical" en las últimas dos décadas, en las que se pasó de valorar a la mujer ideal con una edad de entre los 20 y los 30 años, a una idea extrema de juventud que actualmente se sitúa entre los 16 y los 20 años.

"La imagen de Lolita, asociada al concepto de mujer inofensiva, es el modelo actual y la industria ha encontrado un filón en las modelos de los países de Europa de este", ha afirmado.

Espido Freire ha dicho que a estos cambios han contribuido la industria vinculada a la moda, la medicina, la farmacéutica y los medios de comunicación que difunden y amplifican estos valores.

El hombre ha entrado en esta dinámica y cada vez consume más productos para cambiar su estética y también pasa por el quirófano para retocar algunas de las partes de su cuerpo que no le gustan, ha indicado.

La escritora ha explicado que pese a la entrada del hombre en este mercado como un gran consumidor aún existe una "doble discriminación de género", porque la sociedad le sigue demandando a la mujer que "sea más bella".

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

CosméticaBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER