×

El cuerpo humano en el centro de las pasarelas invernales de París

Por
EFE
Publicado el
today 29 feb. 2012
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Lola Loscos

París - El cuerpo humano fue el centro de las pasarelas de París gracias a la portuguesa Fatima Lopes, que abrió la semana de Prêt-à-Porter para la próxima temporada invernal, dominada de antemano por el ya llamado "mercato" de modistos.



Propuesta de Fatima Lopes

Mientras arreciaba el baile de rumores e informaciones sobre los futuros regentes de firmas como Dior y Saint Laurent, verdaderos pilares de la moda francesa, y mientras los interesados intentan guardar el máximo secreto, como exigen este tipo de negociaciones millonarias, la moda comenzó a destilar en la capital francesa sus más sutiles bellezas.

La de Fatima Lopes, que eligió como sede el Palacio National de los Inválidos, puso al cuerpo humano visto desde todos sus ángulos en el centro del huracán del otoño-invierno 2012-2013.

"La idea es que el cuerpo no tiene la obligación de ser perfecto" pero los vestidos deben hacer ese trabajo, explicó a Efe la modista, que lucía una de sus creaciones bicolores de cortes geométricos que agudizaban visualmente su cintura.

Es una colección hecha pensando "en nuestro ideal de cuerpo femenino" y todo habla del cuerpo, incluido sus estampados, extraídos de imágenes de su interior y del exterior transformadas, en ocasiones con añadidos ajenos, de flores, por ejemplo, comentó.

Muy gráfico, titulado "A fleur de peau" y dedicado a las "ilusiones ópticas de la perfección del cuerpo", el desfile mostró cinturas siempre entalladas, transparencias y delicados escotes en la espalda, así como volúmenes importantes en alguna parte del cuerpo.

Minifaldas y prendas muy ajustadas, teñidas de negro, nude y rojo sangre, a menudo combinados en una misma prenda, transparencias y efectos trampantojo (trompe l'oeil) que hacían pensar en la piel cuando no era así, fueron otras claves del desfile.

Fatima Lopes adornó sus diseños con pequeños y grandes tocados en el pelo, como pequeños sombreros planos, de aire sumamente oriental, al igual que los estampados que lejanamente hacían pensar en los tradicionales paisajes chinos, pero que en realidad eran células, venas y otras partes del cuerpo.

Fuera del calendario oficial, Clarise Hieraix se descubrió reuniendo rigidez y fluidez en su colección invernal de lujo, presentada en la célebre boutique Maria Luisa.

Hieraix combinó líneas muy estructuradas, simetrías y fluidez, relieve mates y brillantes, gracias a materias primas como el plisado fortuny, cachemira y satén de seda, pensando en "una mujer extremadamente determinada, que sabe exactamente lo que quiere y donde va", comentó a Efe.

De vuelta al calendario oficial, Alice Le Moine optó por una pequeña galería de arte del barrio del Marais para mostrar una selección de ocho piezas muy particulares, porque todas ellas fueron tejidas a mano por ella misma.

La fundadora de Le Moine Tricote y ex colaboradora de Agatha Ruiz de la Prada, tiene entre sus "fans" a una gran figura de la moda brasileña, la periodista Cyntia García, quien la tomó bajo su ala y le brinda "un apoyo importante", resaltó a Efe.

De otro lado, Anthony Vaccarello ideó un otoño-invierno de marinos y sobre todo negros, pero también verde esmeralda, oro y plata, para pantalones ajustados, minifaldas y modelos futuristas de escotes y aperturas asimétricas, en contraste radical con la marca Aganovich, invadida al principio por el blanco, llena de faldas y grandes volúmenes.

También dentro del calendario oficial en el que desfilaron nueve firmas, Cédric Charlier creó modelos con piezas de texturas diferentes y dio al negro importancia absoluta, pese a incluir algunas prendas o detalles dorados, azules o blancos.

Terminados lo primeros desfiles de esta larga semana que concluirá el 7 de marzo, el tema obligado será sin duda las consecuencias del fin de la colaboración entre la firma Jil Sander y el modisto belga Raf Simons, oficializado el jueves, y la confirmación de que Yves Saint Laurent se separa de Stefano Pilati.

El secreto mejor guardado es el del candidato a tomar las riendas de Christian Dior para suceder a Bill Gaytten, sucesor temporal del gibraltareño John Galliano, despedido en febrero de 2011 y condenado a una leve pena por injurias antisemitas en estado de ebriedad.

El nombre de Raf Simons, de 43 años, suena con insistencia para el puesto desde que en diciembre de 2011 medios estadounidenses afirmasen que las negociaciones estaban en curso aunque el silencio total reina sobre el tema en el seno de la histórica firma.ç

Tampoco la firma Yves Saint Laurent quiere desvelar aún el nombre del sucesor de Pilati, aunque todo parece indicar que será el ex Dior Homme Hedi Slimane. EFE

lg/ea

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.