×

Chanel después de Karl Lagerfeld

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
today 20 feb. 2019
Tiempo de lectura
access_time 5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Sorprendida por la muerte de Karl Lagerfeld, quien condujo su imagen y diseño durante 35 años, Chanel no ha dado tiempo a que se crearan dudas o rumores. Con el nombramiento inmediato para la creación de sus colecciones de Virginie Viard, directora del estudio de creación de moda de Chanel y mano derecha del modisto alemán, la maison de lujo parisina ha enviado al mundo un mensaje que no podría ser más claro. En el futuro inmediato, la continuidad está asegurada de acuerdo con el legado de Gabrielle Chanel y Karl Lagerfeld.


Virginie Viard y Karl Lagerfeld al final de un desfile el pasado septiembre - © PixelFormula

 
Obviamente, la marca, que se ha convertido en uno de los actores más poderosos en el mercado del lujo, había preparado la sucesión de acuerdo con Karl Lagerfeld. La decisión se celebró incluso a ojos de todos, el pasado mes de septiembre, cuando el diseñador salió a saludar al público al final del show de primavera-verano 2019, acompañado por Virginie Viard. Fue también la directora del estudio la que salió, esta vez sola, el 22 de enero último, al final del show de Alta Costura, en ausencia de Karl Lagerfeld, ya hospitalizado.

En esta ocasión, la marca quiso destacar, en un comunicado, la fuerza y la  solidez del equipo que rodea a su director artístico. “Virginie Viard, como directora del estudio de creación y Eric Pfrunder, como director de la imagen de Chanel, continuarán acompañando y monitoreando las colecciones y campañas de imagen de la marca".
La nueva responsable de las colecciones, que ha vivido hasta ahora a la sombra de Karl Lagerfeld, trabajó en simbiosis con "King Karl", dando vida a sus creaciones y coordinando a todos los equipos como una virtuosa directora de orquesta.

Gran admiradora del modisto, se convirtió en su colaboradora más cercana, trabajando a su lado durante tres décadas. Fue en 1987 cuando lo conoció, cuando acababa de unirse a Chanel como aprendiz en bordado de Alta Costura. Algunos años más tarde, el diseñador la llevó con él a Chloé, donde había sido director de arte desde 1966, antes de regresar a la venerable maison en 1997, confiándole la dirección del estudio.

Con Virginie Viard a cargo de las colecciones, Chanel no se arriesga a vivir una situación como la de Gucci, cuya estética cambió radicalmente con la promoción en el rol de creador de la marca de Alessandro Michele, mano derecha en su época de la directora creativa Frida Giannini. Como él, la nueva pieza clave de Chanel tiene un profundo conocimiento de la casa, así como los mecanismos de producción y todo el proceso creativo. Pero, al contrario que la situación de Gucci en 2015, Chanel está bien y apenas necesita una descarga eléctrica en este momento.

La casa de la rue Cambon ha ganado tanta fuerza en la última década que el año pasado se permitió el lujo de revelar por primera vez su desempeño financiero, nunca antes publicado. Con una facturación de 8300 millones de euros en 2017, ahora compite con los más grandes, desde Gucci, con sus 8280 millones de euros en 2018 a Louis Vuitton, cuyas ventas se estiman en más de 10 000 millones de euros, sin olvidar a Hermès, que está cerca de los 6000 millones de euros.

En términos de rentabilidad, el resultado operativo aumentó un 22,5 % en 2017 a 2690 millones de dólares (unos 2370 millones de euros), con un margen operativo del 28 %, mientras que el beneficio neto se ubicó en 1790 millones (unos 1540 millones de euros), un 18,5% más que el año anterior. La compañía también puede contar con un flujo de caja libre de 1630 millones de dólares, lo que equivale a un aumento del 5,7 %, mientras que su deuda financiera neta fue de 18 millones a fines de 2017.

El grupo también ha optimizado y simplificado sus estructuras en 2017, transfiriendo la mayoría de las funciones globales de la compañía de Nueva York a Londres. Así, se creó Chanel Limited, que ahora supervisa la mayoría de las entidades de Chanel. Los dos hermanos, Alain y Gérard Wertheimer, accionistas al 100 % de la compañía, renunciaron a la junta directiva el año pasado, Alain continúa a cargo de la dirección general, mientras que Bruno Pavlovsky preside las actividades relacionadas con la moda.
 

Chanel, un look firmado por Karl Lagerfeld para primavera-verano 2019 - © PixelFormula


Llamado por los hermanos Wertheimer para despertar a la bella durmiente, Karl Lagerfeld cumplió su misión más allá de todas las expectativas, transformando la casa fundada por Coco Chanel en 1910 en una de las más rentables del mercado y convirtiéndola en una de las marcas francesas más influyentes con más de 32 millones de suscriptores en Instagram. Con habilidad, el "Káiser" ha rejuvenecido y modernizado el estilo de la casa, jugando y cambiando sus códigos, para encarnar profundamente el espíritu.

"Será claramente muy difícil retomar la herencia que Karl Lagerfeld dejó atrás, ya que su huella ha sido muy importante en la casa. Durante todos estos años, logró mantener con Chanel una coherencia impecable, mientras la modernizaba. Incluso si las actividades del grupo son muy diversas, notablemente en cosmética y perfumes, la marca es mundialmente conocida e identificada, sobre todo a través de algunos productos icónicos, como los bolsos metalizados, estrechamente relacionado con la expresión del diseñador", subraya  Emanuela Prandelli, responsable del programa LVMH Associate Professorship de la universidad milanesa Bocconi, dedicada a la gestión en la moda y el lujo.
 
“La elección de Virginie Viard para sucederle permitirá preservar la identidad de la marca, pero conlleva un gran desafío. El de encontrar la manera de escribir el nuevo capítulo de la historia de la casa en un contexto de innovación continua. En un universo como el de la moda, donde hay muchas transgresiones, la marca ha mantenido hasta ahora su coherencia. Pero hace falta ver qué respuesta aportará ella a un mercado en perpetuo movimiento, lleno de novedades”, analiza Prandelli.

Un giro delicado para la marca, que podría consolidar su base o, por el contrario, desencadenar una fase de inestabilidad. Es en este contexto que debemos interpretar la promoción de Virginie Viard. Un nombramiento que será temporal, según varios observadores. Responsable de administrar un período de transición necesario después de la muerte de la estrella de la casa, la diseñadora podría finalmente ceder su puesto a un director artístico externo, llamado a proporcionar una nueva energía creativa a la rue Cambon. Phoebe Philo, exdirectora artística de Céline, fue uno de los nombres que circulaba últimamente. Seguiremos informando.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.