×
Por
AFP
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
25 sept. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Bernard Arnault entra al grupo Lagardère a través de holding

Por
AFP
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
25 sept. 2020

El grupo Lagardère, sacudido por sus dos primeros accionistas,Vivendi y el fondo Amber Capital, vio llegar a su capital este jueves al hombre más rico de Francia, Bernard Arnault, un "apoyo" que ha tomado una cuarta parte del holding del grupo.


Bernard Arnault - DR


La "asociación", finalizada el jueves por la noche por un comunicado conjunto de las familias Arnault y Lagardère, consiste en la adquisición por parte de Financière Agache (instrumento financiero de Bernard Arnault) del 27 % del holding personal de Arnaud Lagardère, que posee una participación del 7,26 % en el grupo que lleva su nombre.
 
A esta inversión de unos 80 millones de euros se añade una sorpresa: la adquisición por parte de Bernard Arnault de una "participación directa" del 5,5 % del capital del grupo Lagardère, que asciende a unos 100 millones de euros a precio de mercado.

"La finalización de nuestra inversión en Lagardère Capital y Lagardère SCA consolida nuestro compromiso junto a Arnaud Lagardère", comentó Bernard Arnault, citado en el comunicado de prensa. Su entorno dijo a la AFP que esta adquisición de acciones debería continuar dependiendo de las condiciones del mercado.
 
Para sellar la alianza, el jefe de LVMH ha obtenido un puesto sobre un total de cuatro en el consejo de administración de Arjil Commanditée - Arco, una empresa clave en el estatus especial del grupo Lagardère, que permite que su control esté asegurado por el heredero del fundador Jean-Luc Lagardère. Según el entorno de Arnaud Lagardère, estas transacciones confirman el compromiso "duradero" de Bernard Arnault, que a partir de ahora actuará "en concierto" con Arnaud Lagardère, pero no cambian el control de los holdings del grupo.
 
Sin embargo, es este argumento el que han retomado el jueves los principales accionistas de Lagardère, el gigante de los medios de comunicación Vivendi y el fondo británico Amber Capital, pidiendo la celebración de una asamblea general excepcional.
 
"No pedimos un favor, sino el ejercicio de un derecho" reconocido a los accionistas, declaró Eric Laut, uno de los asesores de Vivendi, en una audiencia ante el Tribunal de Comercio de París, que se pronunciará el 14 de octubre.

 

Qatar rompe su silencio


 
El gigante de los medios de comunicación y el fondo británico Amber Capital poseen juntos algo menos del 45 % del capital de Lagardère y quieren nombrar a cuatro miembros del consejo de supervisión. Su solicitud conjunta, rechazada por Lagardère a finales de agosto, fue considerada "legítima" el martes por la noche por el fondo soberano qatarí, accionista desde hace mucho tiempo del grupo (13 % de las acciones), según se dio a conocer en un comunicado de prensa excepcional.
 
Para Amber y Vivendi, que presentan un historial desastroso en la gestión del grupo editorial (Hachette) y del grupo de distribución en estaciones de tren y aeropuertos (Relay), e insisten en sus pérdidas en el primer semestre del año debido a la pandemia de Covid-19, Lagardère es "una empresa que está sufriendo y seguirá sufriendo mucho".
 
De esta forma, impugnan la renovación anticipada por el consejo de supervisión, el 17 de agosto, del nombramiento del socio comanditario Arnaud Lagardère como gerente por otros cuatro años.
 
Para justificar la urgencia de celebrar una junta de accionistas antes de la prevista para mayo, la abogada de Amber, Diane Lamarche, ha presentado también el argumento de que "hasta que expire el mandato de Arnaud Lagardère (en marzo de 2021), su renovación anticipada puede ser cuestionada" por otro consejo de supervisión. Un argumento que la defensa de Lagardère rechazó inmediatamente por no tener "ningún fundamento jurídico".
 
Lagardère ha desestimado sistemáticamente a los demandantes en su propio interés. Según el abogado de Lagardère, Didier Malka, Amber quiere "repetir el juego" de la última asamblea general que vio rechazadas todas sus resoluciones, en particular la de Vivendi.
 
El cambio de la alianza de estos últimos, controlados por Vincent Bolloré, se habría producido sólo porque el "tiburón" bretón estaba "molesto" por la llegada inesperada del norteño Bernard Arnault, según Malka.
 

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.