El futuro CEO y jefe de los relojes de Richemont anuncia su salida inesperada

Georges Kern, quien había sido señalado como potencial CEO de Richemont, grupo propietario de Chloé y Alaia, dejó abruptamente el conglomerado de artículos de lujo sólo cuatro meses después de haber tomado la dirección de la división de relojería. Fuentes indican que podría estar embarcándose en un proyecto para impulsar la marca Breitling.

IWC

Kern ha estado en Richemont durante 17 años y su salida ha sido un golpe después de que el fabricante de Cartier, IWC, Montblanc y otras firmas importantes se mudaran recientemente a una nueva estructura de gestión que dividió el rol entre algunos herederos naturales.

El periódico suizo Le Temps informó que Kern ha tomado acciones en el rival relojero suizo Breitling y que planea revivir la marca. Breitling declinó hacer comentarios sobre este dato, pero Richemont parece haberlo confirmado.

"A Georges se le ha ofrecido una interesante oportunidad para convertirse en un emprendedor", dijo el presidente Johann Rupert en un comunicado. "Ha tenido una carrera muy exitosa en IWC Schaffhausen y le deseamos lo mejor."

Kern, que dirigió IWC durante15 años, había sido apuntado por el ex-ejecutivo de Montblanc, Jerome Lambert, para el puesto de CEO. "Kern fue promocionado como posible y futuro CEO del grupo, pero la compañía se ha trasladado recientemente a una estructura de comité tras la retirada de Richard Lepeu como CEO", dijo el analista de Kepler Cheuvreux, Jon Cox. "Puede que haya pensado que la estructura no era para él."

En una reorganización anunciada en noviembre pasado, Lambert asumió la responsabilidad de todos los negocios fuera de la joyería y la relojería, mientras que Kern fue nombrado jefe de relojería, marketing y digital. Ambos asumieron sus nuevos roles hace menos de cuatro meses.

Otras marcas de relojes y joyas de Richemont son Jaeger-LeCoultre, Van Cleef & Arpels y Piaget. La empresa ha estado luchando contra la disminución de la demanda en sus mercados más grandes, Hong Kong y los EE.UU, y contra la creciente competencia por la preferencia de Apple.

Cambio en la cabecera

El inversionista Johann Rupert optó por un movimiento no convencional para abolir el alto cargo ejecutivo con el fin de refrescar el equipo de administración y el directorio de la empresa con sede en Ginebra.

Rene Weber, especialista de lujo del banco suizo Vontobel, declaró que los rumores sobre la posible salida de Kern habían estado circulando durante meses, haciendo que su renuncia fuera "media sorpresa". "Reconocemos (a Kern) como un líder fuerte y una persona emocional que también puede causar fricciones", apuntaron analistas de Zuercher Kantonalbank en una nota el viernes. "Al parecer, el nuevo papel no le permitió satisfacer su potencial."

El grupo ha sido duramente golpeado por una severa y prolongada caída de la industria relojera, que vio las ventas de relojes de Richemont, que representan menos de la mitad de los ingresos del grupo, desplomándose un 15% el año pasado.

A pesar de la cierta recuperación de los últimos meses, en el mes de mayo Richemont dio una nota cautelosa, citando las preocupaciones sobre los climas volátiles geopolíticos y comerciales.

Los analistas afirmaron no ver en la salida de Kern ningún problema subyacente en la división relojera.

"No asumimos que el cambio abrupto esté relacionado con cualquier deterioro en el negocio de relojes", apuntaron los analistas de Zuercher Kantonalbank, señalando las recientes mejoras en las ventas de relojes de Richemont.

La relojería, así como las actividades digitales y de marketing, se enviarán directamente al comité ejecutivo senior, afirmó Richemont.

Traducido por Francelia Rodriguez Ceballos

copyright_reutersapi

LujoBusiness