Anna María Rugarli (VF Corp): “Queremos ser líderes globales en sostenibilidad"

VF Corp no teme al cambio. Han pasado pocos meses desde la presentación de su nueva estrategia de sostenibilidad bajo el nombre Made for Change, y el grupo estadounidense dueño de marcas como The North Face o Vans se ha propuesto rendir cuentas del impacto ambiental de su negocio y establecer sus objetivos a medio plazo para posicionarse como líder la transición de la industria textil hacia un modelo más sostenible.


VF Corp apuesta por la sostenibilidad - VF Corporation

La compañía fue elegida en diciembre entre las más destacadas del ranking Just100 elaborado por Forbes y Just Capital, que evalúa el compromiso social de las corporaciones cotizadas de Estados Unidos. Poco antes, se unió al programa Fur Free Retailer impulsado por la Fur Free Alliance, una coalición internacional de la que forman parte 43 organizaciones de protección animal.
 
Una apuesta que la multinacional quiere respaldar con resultados a través de Made for Change. “El plan representa la evolución de nuestra estrategia tradicional de sostenibilidad bajo el enfoque ‘personas, planeta, producto’. La implicación del equipo directivo nos ha permitido establecer objetivos ambiciosos y en el futuro queremos posicionarnos como líderes globales en este campo”, ha explicado a FashionNetwork.com la directora de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa de VF para la región EMEA (Europa, África y Oriente Medio), Anna María Rugarli.
 
Las metas que el grupo se propone alcanzar son específicas y medibles, tanto en cifras como en fechas. Así, para el año 2025, el 100% de la energía utilizada en tiendas, oficinas, centros de distribución y de producción de VF en todo el mundo será de origen renovable. En EMEA, actualmente el 42% del suministro proviene de fuentes renovables.
 
En el periodo entre 2009 y 2015, el grupo redujo un 12,6% sus emisiones de dióxido de carbono a nivel global, más del doble de lo que se había propuesto para el periodo. Rugarli se muestra especialmente orgullosa de los logros de su división. “En la región EMEA hemos logrado reducir un 23,6% las emisiones desde 2009 en unos años en los que la compañía ha crecido muchísimo", cuenta la directiva, que llegó a VF en el año 2010 procedente de Nike.


Anna María Rugarli, directora de sostenibilidad de VF en EMEA - VF Corp

Cuando se incorporó, VF no contaba con un plan corporativo global en materia de sostenibilidad que sirviera de referencia a todas las divisiones del grupo. "Algunas de nuestras marcas ya estaban muy activas pero no había un esfuerzo coordinado”, cuenta.
 
El enfoque consiste no solo en reducir la huella ambiental de la actividad del gigante textil sino en incrementar su impacto positivo sobre el entorno natural, sobre las condiciones de trabajo en toda su cadena de suministro o el desarrollo de las comunidades involucrando a marcas, empleados, proveedores, entidades locales y consumidores.
 
El desarrollo de modelos de negocio circulares constituye uno de los pilares principales de Made for Change. En enero, la multinacional anunció una alianza con la organización holandesa Circle Economy para colaborar en el desarrollo de nuevos modelos para la industria de la moda, y se comprometió a dar formación específica a todos sus diseñadores en Europa para que sus productos sean diseñados para tener una segunda vida.
 
Gracias a iniciativas como ‘Clothes the Loop’ de The North Face o ‘Second chance’ de Timberland, VF Corporation ha conseguido reciclar globalmente más de 4 700 kilos de ropa y 3 200 kilos de zapatos recogidos en su red de puntos de venta. Y para 2020, el grupo se ha comprometido a incrementar en un 10% la cantidad de productos recogidos en sus tiendas europeas.
 
“En España, VF ha donado 4 500 prendas a Acompartir, entidad local socia de VF”, prosigue la responsable de sostenibilidad de VF para EMEA. Existen cinco tiendas de Timberland y The North Face involucradas en esta iniciativa, y Rugarli estima que el número se incremente en los próximos años.
 
La sostenibilidad de los materiales es otro de los ejes de Made for Change. En el año 2015, hasta el 26% de los materiales utilizados por las diferentes marcas del grupo provenía de productores certificados orgánicos. El objetivo actual es conseguir que para 2025 el impacto medio de los materiales utilizados por las distintas enseñas de VF se reduzca un 35%.

Rugarli pone como ejemplo el caso de Napapjri, marca premium de ropa de abrigo cuyo sello de identidad es la calidad técnica y el diseño de sus prendas. “Gracias a la innovación en termofibras, la firma ha conseguido eliminar el uso de plumón y pieles auténticas en todas sus productos”, cuenta. 
 
Napapijri anunció el hito en la presentación de su colección de otoño de 2017, aunque cada marca se pone sus propias metas. The North Face creó en 2014 el Estándar de Responsabilidad para Plumones, orientado a certificar que los plumones utilizados en sus productos no provienen de animales que hayan sido víctimas de cualquier daño innecesario. Actualmente, más de 70 marcas utilizan esta certificación.
 
De acuerdo a los datos de la propia empresa, VF compra el 1% de la producción mundial de algodón anualmente. Timberland, por su parte, mantiene el compromiso de obtener el 100% del algodón de productores orgánicos y de origen estadounidense en un plazo de dos años.
 
Rugarli ha revelado a FashionNetwork.com que la sede en Barcelona de la marca de calzado desarrollará en 2020 el programa My Playgreen, a través del que VF financiará pequeños proyectos orientados a la protección de los espacios verdes en la capital catalana. My Playgreen ya se ha desarrollado en ciudades como Londres y Milán, y la directiva considera que será una buena manera de activar a consumidores y comunidades locales.
 
Más allá de emisiones y materiales, Rugarli destaca el ahorro y la reducción de los residuos producidos en sus instalaciones. La compañía cuenta con seis centros de distribución en EMEA que en un plazo de dos años producirán cero residuos, que supone que el 95% de los residuos generados en cada plataforma será destinado al reciclaje, a la reutilización o a compostaje.
 
Una línea estratégica que VF Corporation seguirá llevando a cabo en paralelo al desarrollo de su negocio en Europa. En cuanto al futuro, Anna María Rugarli confía en que el grupo estará preparado para dar respuesta a los retos del sector. “Una compañía sola, por grande que sea, no puede cambiar toda la industria. Queremos asegurarnos de que unimos esfuerzos dentro de un entorno competitivo para conseguir los cambios necesarios”, concluye.

En el ejercicio de 2017, VF Corporation registró ventas por valor de 11 800 millones de dólares (9 500 millones de euros), un aumento del 7% sobre el año previo. El grupo estadounidense es propietario de más de 20 marcas como The North Face, Vans, Timberland, Lee, Napapijri, Nautica, Wrangler o Dickies, entre otras.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosModa - CalzadoDeporteModa - OtroBusiness